por qué el SUV está en el visor

Un gran coche rojo acompañado de una pregunta: “¿Más o menos todoterrenos en París? » El cartel expuesto en toda la capital por el ayuntamiento para invitar a los parisinos a participar en la votación ciudadana del domingo 4 de febrero marca la pauta. A estos imponentes modelos cuyo nombre (vehículos utilitarios deportivos) procedente del vocabulario automovilístico estadounidense, el municipio promete ofrecer un tratamiento de choque. Propone triplicar el precio del aparcamiento (no residencial), que pasaría, según los distritos, de los 4 a 6 euros actuales a los 12 a 18 euros por hora. Asimismo, costará un máximo de 75 a 225 euros por seis horas.

Leer también | SUV en París: ¿deberíamos acabar con los coches grandes?

En realidad, no se trata específicamente de los SUV, ya que no existe una definición precisa de esta categoría. La consulta se refiere “Coches individuales pesados, voluminosos y contaminantes”. Más concretamente, los vehículos térmicos cuyo peso supera las 1,6 toneladas y los vehículos eléctricos que superan las 2 toneladas.

Así, los SUV pequeños como el Renault Captur o el Peugeot 2008 se salvarían, a diferencia de la berlina eléctrica Hyundai Ioniq 6 o determinadas versiones del Renault Kangoo térmico. Según la empresa AAA Data, casi la mitad (438.000) de los 892.000 vehículos matriculados en Isla de Francia y probablemente afectados por el sistema no pueden cerrarse como los SUV.

Esta tensión en torno al concepto de SUV dice mucho del efecto pushback que suscita esta categoría de vehículos entre una parte de la clase política. Los concejales parisinos la critican no sólo por contaminar, sino también por apropiarse excesivamente del espacio público y aumentar la gravedad de los accidentes de tráfico.

Aumento de impuestos

Al organizar esta consulta, la alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo, se dirige a una parte de la opinión pública bien representada en la capital, donde apenas uno de cada tres hogares tiene un coche. En Lyon, el municipio ecologista decidió aumentar, a partir del verano de 2024, la tarifa de estacionamiento aplicada a los vehículos pesados, sin organizar una votación.

Aunque escapa a las definiciones tradicionales, el SUV, actualmente mayoritario entre las ventas de vehículos nuevos en Europa (alcanza el 47% de las matriculaciones en Francia), ocupa un lugar destacado en el punto de mira de las autoridades públicas. Pesa por término medio unos 300 kilos más que un sedán y ha contribuido en gran medida a aumentar la masa media y las dimensiones de los automóviles. El creciente impacto sobre el parque de vehículos de los SUV, cuyas emisiones de gases de efecto invernadero son superiores a la media de su categoría, también ha tenido el efecto de aniquilar parte de los efectos positivos generados por la reciente electrificación del paseo.

Te queda el 55% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.